Mi esposa Jodi y yo tuvimos recientemente la oportunidad de asistir a la Junta Anual de la Cámara de Comercio de Emporia. La asistencia y las actividades hicieron evidente que la organización y la planificación del evento se habían hecho con todo cuidado. Esa noche fue un tributo a las muchas cosas positivas que están sucediendo aquí en Emporia, Kansas.  Muchas veces tendemos a centrarnos en todo lo que sale mal o que podría haberse hecho mejor. Damos las gracias a la Cámara de Comercio por su planificación decidida a hacer un éxito de esa noche.

Me resultó particularmente interesante la intervención de Jeremy Rusco, fundador de Dynamic Discs, que fue nombrada Empresa del Año del 2017. Su intervención estuvo bien preparada y mezclada con la cantidad correcta de humor, pero lo más importante fue que ayudó a los presentes a sentirse parte de la trayectoria de éxitos que él, su familia, sus empleados y su empresa han recorrido durante los últimos 13 años. La frase que se me quedó en la mente, y que él usó un par de veces en distintos momentos, era algo así como: “Cuando Dynamic Discs gana, Emporia gana”, y luego la historia continuó, y él volvió a repetir: “Cuando Dynamic Discs gana, Emporia gana”.  Por alguna razón, esta frase me estuvo dando vueltas en la mente durante todo el fin de semana. Si todo el mundo en Emporia — empresas, estudiantes, empleados, padres, miembros de la comunidad y patrocinadores — asumieran por igual este lema, piensen en lo que eso significaría, no sólo para nuestra comunidad como un todo, sino además en términos del impacto que tendría en los individuos de nuestra comunidad.

Durante el último mes, tuve la oportunidad de participar en eventos que pusieron de manifiesto el poderío de nuestros empleados al trabajar juntos por una causa común. Tuve la inmensa fortuna de pasar algún tiempo en la Escuela Primaria Village School durante la visita de nominación para Escuela Nacional de Muestra de Capturar los Corazones de los Niños (Capturing Kids Hearts National Showcase School). Fue gratificante ver y escuchar a nuestros esforzados trabajadores mientras compartían sus historias sobre cómo lograron sus éxitos. La mejor historia de éxitos logrados es que, cuando nuestros estudiantes ganan, la Escuela Primaria Village gana; cuando la Escuela Primaria Village gana, las Escuelas Públicas de Emporia ganan; y cuando las Escuelas Públicas de Emporia ganan, Emporia gana.  ¿Qué pasaría si empezáramos a pensar a gran escala? ¿Qué pasaría si empezamos a pensar sobre los beneficios exponenciales que un suceso al parecer insignificante podría tener para la comunidad de Emporia?   

Antes de nuestra reunión de la Junta de Educación el pasado 24 de enero, tuvimos la oportunidad de pasar algún tiempo ese día con aproximadamente 60 miembros del Consejo Estudiantil de la Escuela Secundaria de Emporia (EHS StuCo). Creo estar expresando la opinión de todos si digo que contamos con un grupo excelente de jóvenes que están sirviendo de líderes a EHS.  (Cuando EHS StuCo gana, EHS gana. . .)  Los estudiantes compartieron las experiencias positivas que han tenido este año. Luego de esta conversación, la sesión de estudio de nuestra junta educativa se centró en el paisaje siempre cambiante de las necesidades de aprendizaje social y emocional. Aproximadamente 40 empleados, estudiantes, miembros de la junta y miembros de la comunidad pasaron una hora de su tiempo discutiendo la importancia de prestar atención no sólo  a las necesidades académicas, sino además a las necesidades sociales y emocionales de nuestros estudiantes, personal y comunidad. La claridad de perspectiva que ganamos gracias a ese tiempo que pasamos juntos ayudará a asegurar que tengamos en cuenta opiniones e ideas diversas, y de este modo salir adelante con las valiosas opiniones de toda una variedad de grupos interesados. Si podemos ayudar a que nuestros estudiantes, empleados y familias florezcan, entonces Emporia gana (#ThenEmporiaWins).

Cuando los empleados y estudiantes de las Escuelas Públicas de Emporia logran el éxito, tiene sentido que Emporia gana.  Eso crea un sentido de orgullo y de realización en nuestra comunidad, y nos ayuda a recordar que todos y cada uno de esos éxitos contribuyen a llevar a Emporia un paso más cerca a lo que en última instancia podría llegar a ser.

Imaginen si decidimos poner nuestra intención en cada victoria que logramos, y si tenemos en cuenta a propósito  el impacto que en última instancia tendrá en nuestra comunidad. Tengo la esperanza de que el mantra de Jeremy se les quede en la cabeza, y que empiecen a ver historias de éxitos en su familia, en su centro de trabajo y en nuestra comunidad. Reflexionen, sonrian, y entonces digan simplemente: “Con esta victoria, Emporia gana”.

 

USD253

Pin It on Pinterest