El mes pasado aproveché la oportunidad para compartir con ustedes alguna información acerca de la importancia de la asistencia a clase de nuestros estudiantes. Debido a lo significativo que resulta este tema, siento la necesidad de dar seguimiento al mismo con pensamientos e ideas adicionales acerca de la asistencia a clase.

En una reciente reunión del Equipo de Liderazgo del Distrito pasamos algún tiempo examinando las tasas de asistencia a clase en Emporia a nivel de cada grado,  y luego las comparamos con los datos de asistencia a clase del estado de Kansas. A medida que exploramos los datos, una de las cosas que quedaron en claro fue la manera en que los patrones de asistencia a clase se establecen a una edad muy temprana. Luego de examinar críticamente los datos escolares de Emporia, una de las cifras que más llamaron la atención fue el número de estudiantes que faltan más de 15 días a clase estando todavía en Kindergarten. Sabemos que el Kindergarten ayuda a sentar las bases de muchas maneras diferentes para la carrera estudiantil de los alumnos, y que es un factor importante en la predicción de cuán exitosos serán los estudiantes a medida que vayan avanzando por el sistema educacional. Dos de los pilares de la Visión de Los de Kansas Pueden (#KansansCan Vision) son la Preparación para el Kindergarten (Kindergarten Readiness) y el Éxito Después de Terminar la Preparatoria (Post Secondary Success). Debido a la relación existente entre la asistencia a clase en el Kindergarten y el éxito estudiantil a largo plazo, es vital que se comience a establecer hábitos y patrones de asistencia consistentes desde una edad temprana.

Los datos del ciclo escolar 2016-17 que están disponibles en la actualidad en el Departamento de Educación del Estado de Kansas indican que el 20.7 por ciento de los estudiantes de nivel de Kindergarten de Emporia sufren de un “absentismo crónico” en comparación con la tasa de absentismo crónico a nivel estatal de 11.4 por ciento.  Se define como “absentismo crónico” cuando los estudiantes  faltan 15 o más días a clase cada ciclo escolar.

Es posible examinar los datos de asistencia a clase en toda una variedad de formas distintas. En la época del Sistema de Acreditación de Desempeño de Calidad o QPA (según sus siglas en inglés), como muchos recordarán, el absentismo escolar era visto a través del punto de vista de “qué porcentaje de estudiantes asistían a clase a diario”. Si nos remitimos a esos datos, el promedio de seis años de nuestra tasa general de asistencia en las Escuelas Públicas de Emporia fue de 94.7 por ciento.  Durante ese mismo periodo de seis años, la tasa de asistencia a clase más alta fue de 96.6 por ciento, y la tasa más baja de asistencia a clase fue de 93.5 por ciento.  A primera vista, muchos de nosotros consideraríamos una tasa de asistencia a clase de 94.7 por ciento como equivalente a una nota de A si estuviéramos usando un sistema de calificación escolar estándar.

En estos momentos, nos encontramos entrando en un nuevo ciclo de acreditación escolar conocido como Acreditación de los Sistemas de Educación de Kansas o KESA (según sus siglas en inglés).  A medida que nos adentramos en el proceso de KESA, se nos está retando a que examinemos dichos datos a través de múltiples puntos de vista. Cuando se comienza a aplicar estos diferentes puntos de vista, podría ofrecerse varias perspectivas diferentes:

  • Podríamos comenzar a evaluar el número de estudiantes que faltan a clase en un día determinado. En este caso, si el 6.3 por ciento (100 por ciento – 94.7 por ciento) de nuestros estudiantes están ausentes cada día, eso podría equivaler a aproximadamente 290 estudiantes ausentes de la escuela a diario.
  • Otro punto de vista podría destacar el hecho de que los grados de transición (kindergarten, sexto y noveno grado) parecen contar con tasas más altas de ausentismo crónico.
  • Otro punto de vista más a emplear es el impacto potencial del absentismo en toda una clase. Los datos sugieren que los compañeros de clase de los estudiantes ausente podrían experimentar una reducción en sus niveles de aprovechamiento escolar en comparación con los estudiantes que no están lidiando con compañeros de clase con niveles de absentismo crónico.

En nuestra sesión de estudio de octubre de la Junta de Educación, los miembros de la junta, administradores, miembros de la comunidad, padres y estudiantes que asistimos pasamos algún tiempo evaluando los datos de asistencia de las Escuelas Públicas de Emporia. Seguiremos estudiándolos, discutiéndolos y tratando de definir mejor soluciones posibles para ayudar a nuestros estudiantes a conseguir el éxito académico. El primer paso es el de ayudar a nuestra comunidad a que empiece a entender la importancia general que tiene el que los estudiantes asistan a clase.

Esta semana que pasó tuvimos la oportunidad de escuchar al comisionado del Departamento de Educación de Kansas, el doctor Randy Watson, mientras se dirigía a nuestro personal escolar de los niveles K-8. Él compartió con los administradores la información siguiente, la cual se relacionó directamente con nuestras conversaciones en curso sobre la asistencia. Los tres factores más importantes para predecir el éxito académico de un estudiante que no viva en la pobreza son:

  • Leer al nivel de su grado al llegar al tercer grado;
  • Graduarse de la preparatoria;
  • Perder menos del 10 por ciento de clase en Kindergarten.

Sabemos que son muchos los factores que contribuyen a ayudar a que nuestros estudiantes sean exitosos. Mientras mayor conocimiento tengamos, así como mientras mayor sea nuestro acceso a datos confiables, más conexiones podremos hacer y más oportunidades podremos crear, no solamente para nuestros estudiantes, sino además para nuestras comunidades. La fase final de esta travesía es ayudar a que todos nuestros estudiantes alcancen alguna forma de éxito después de terminar la preparatoria, ya sea una certificación, un diploma de dos años o un diploma de cuatro años. En base al conocimiento que tenemos acerca de la importancia de la asistencia a clase en el Kindergarten, sé que asegurarnos de que nuestros estudiantes de Kindergarten establezcan patrones de asistencia sólidos acabará afectando en última instancia el nivel del éxito después de la preparatoria para la graduación del 2030.

USD253

Pin It on Pinterest